MANUEL ACUÑA.”CARRERA BREVE AUNQUE FRUCTÍFERA”

P205MANUELACUÑA

4073

Manuel Acuña Narro (SaltilloCoahuila27 de agosto de 1849 – Ciudad de México6 de diciembre de 1873) fue un poeta mexicano que se desarrolló en el estilizado ambiente romántico del intelectualismo mexicano de la época.

FUENTE: http://es.wikipedia.org

acuna_manuel

Semblanza biográfica

Como estudiante universitario abordó varias ramas de la ciencia, como filosofía y matemáticas, además de varios idiomas, como el francés y el latín. Comenzó la carrera de medicina, aunque todo terminó con su vida a los 24 años. Durante sus años de participación en tertulias literarias conoció a Ignacio Manuel AltamiranoAgustín F. Cuenca y Juan de Dios Peza. Con este último mantuvo un fuerte vínculo amistoso, motivo por el cual Peza fue uno de los oradores principales el día del sepelio de Acuña.

Su carrera literaria fue breve, aunque fructífera. Comenzó en 1869, con una elegía a la muerte de Eduardo Alzúa amigo suyo. Ese mismo año, al lado de un grupo de intelectuales, fundó la Sociedad Literaria Nezahualcóyotl en uno de los patios del ex convento de San Jerónimo, que le sirvió para dar sus primeros pasos como poeta. Varios de sus trabajos de esta época se encuentran en el suplemento del periódico La Iberia.

Es una leyenda que su enamoramiento de Rosario de la Peña fue la presumible causa de su infortunado suicidio, mediante envenenamiento con cianuro de potasio. En opinión de algunos críticos, Rosario fue solamente una razón adicional a sus problemas de pobreza extrema. Acerca de Rosario de la Peña se sabe que también fue pretendida por José Martí y Manuel M. Flores. Con todo, recientemente se ha dejado claro que aunque el enamoramiento por De la Peña pudo tener lugar, la realidad era que Acuña sostenía una relación menos idealizada con una poetisa que a la postre se convirtió en una intelectual famosa: Laura Méndez de Cuenca. Murió en su habitación de la Escuela de Medicina el 6 de diciembre de 1873.

Uno de sus poemas más célebres es el “Nocturno”, dedicado a Rosario de la Peña, su trabajo más representativo. El acalitense Jesús F. Contreras realizó una escultura a Manuel Acuña, la cual fue expuesta en el pabellón Mexicano de la Exposición Universal de París en el año 1900, junto con su obra Malgre-Tout; por esos trabajos mereció la banda de la Legión de Honor. La obra dedicada al poeta, fabricada en mármol de Carrara, se encuentra en la plaza Acuña de Saltillo.

Sus restos, inicialmente depositados en el Cementerio de Campo Florido, en la capital del país, fueron trasladados a Saltillo en 1917 y yacen en la Rotonda de los Coahuilenses Ilustres del Panteón de Santiago de su ciudad natal.

Sobre él, José Martí, el político, pensador y poeta cubano, escribió en 1876: “¡Lo hubiera querido tanto, si hubiese él vivido!… Hoy lamento su muerte: no escribo su vida; hoy leo su nocturno a Rosario, página última de su existencia verdadera, y lloro sobre él, y no leo nada. Se rompió aquella alma cuando estalló en aquel quejido de dolor”.

portada-de-cinco-balas-para-manuel-acuna1

Pepe Monteserín escribió la novela La lavanderaPremio Lengua de Trapo del año 2007, que trata la vida de Manuel Acuña. “Un suicidio, el de Manuel Acuña, y lo contrario de un suicidio, mi supervivencia, eso voy a contar”.

images (1)

FUENTE: http://grandespoetasfamosos.blogspot.com.es

A Asunción

Mire usted, Asunción: aunque algún ángel
Metiéndose envidioso,
Conciba allá en el cielo el mal capricho
De venir por la noche a hacerle el oso
Y en un acto glorioso
Llevársela de aquí, como le ha dicho
No sé qué nigromante misterioso,
No vaya usted, por Dios, a hacerle caso,
Ni a dar con el tal ángel un mal paso;
Estése usted dormida,
Debajo de las sábanas metida,
Y deje usted que la hable
Y que la vuelva a hablar y que se endiable,
Que entonces con un dedo
Puesto sobre otro en cruz, ¡afuera miedo!

No vaya ustéd a rendirse
Ante el ruego o las lágrimas y a irse…
Que donde usted nos deje
Por seguir en el vuelo a su Tenorio,
Después irá a llorar al purgatorio
Sin tener quien la mime, aunque se queje…

Conque mucho cuidado
Si siente usted un ángel a su lado,
Que yo, como su amigo,
Con tal que usted, Asunción, me lo permita,
Le aconsejo y le digo
Que después de Rosario y Margarita
No admita usted más ángeles consigo.

Estése usted con ellas
Compartiendo delicias e ilusiones
Todas las horas tienen que ser bellas;
Viva usted muchos años
(Como un humilde criado le diría)
Y mañana que sola o entre extraños
Se encuentre por desgracia en este día,
Si busca usted una alma que la ame,
Llame usted a mi pecho, y conque llame,
Si no estoy muerto encontrará la mía.

Façade de la Cathédrale Santiago a Saltillo, é...
Façade de la Cathédrale Santiago a Saltillo, état de Coahuila, Mexique (Photo credit: Wikipedia)

Façade de la Cathédrale Santiago a Saltillo, état de Coahuila, Mexique (Photo credit: Wikipedia)

A CH.

Si supieras, niña ingrata,
Lo que mi pecho te adora;
Si supieras que me mata
La pasión que por ti abrigo;
Tal vez, niña encantadora,
No fueras tan cruel conmigo.

Si supieras que del alma
Con tu desdén ha volado
Fugaz y triste la calma,
Y que te amo más mil veces,
Que las violetas al prado
Y que a los mares los peces;

Tal vez entonces, hermosa,
Oyeras el triste acento
De mi querella amorosa;
Y atendiendo a mi reclamo,
Mitigaras mi tormento
Con un beso y un “yo te amo”.

Si supieras, dulce dueño,
Que tú eres del alma mía
El solo y único sueño;
Y que al mirar tus enojos,
La ruda melancolía
Baña en lágrimas mis ojos;

Tal vez entonces me amaras,
Y con tus labios de niño
Mis labios secos besaras;
Y cariñosa y sonriente
A mi constante cariño
No fueras indiferente.

Ámame, pues, niña pura
Ya que has oído el acento
Del que idolatrarte jura;
Y atendiendo a mi reclamo,
Ven y calma mi tormento
Con un beso y un “yo te amo”.

Español: Foto tomada en el estadio madero de b...
Español: Foto tomada en el estadio madero de beisbol en saltillo coahuila mexico (Photo credit: Wikipedia)

Español: Foto tomada en el estadio madero de beisbol en saltillo coahuila mexico (Photo credit: Wikipedia)

A la patria

Ante el recuerdo bendito
De aquella noche sagrada
En que la patria alherrojada
Rompió al fin su esclavitud;
Ante la dulce memoria
De aquella hora y de aquel día,
Yo siento que en el alma mía
Canta algo como un laúd.

Yo siento que brota en flores
El huerto de mi ternura,
Que tiembla entre su espesura
La estrofa de una canción;
Y al sonoroso y ardiente
Murmurar de cada nota,
Siendo algo grande que brota
Dentro de mi corazón.

¡Bendita noche de gloria
Que así mi espíritu agitas,
Bendita entre benditas
Noche de la libertad!
Hora del triunfo en que el pueblo
Vio al fin en su omnipotencia,
Al sol de la independencia
Rompiendo la oscuridad.

Yo te amo… y al acercarme
Ante este altar de victoria
Donde la patria y la historia
Contemplan nuestro placer,
Yo vengo a unir al tributo
Que en darte el pueblo se afana
Mi canto de mexicana,
Mi corazón de mujer.

Solitaire tree in Slazar Street, Saltillo, Sta...
Solitaire tree in Slazar Street, Saltillo, State of Coahuila. (Photo credit: Wikipedia)

Solitaire tree in Slazar Street, Saltillo, State of Coahuila. (Photo credit: Wikipedia)

A Rosario

Esta hoja arrebatada a una corona
Que la fortuna colocó en mi frente
Entre el aplauso fácil e indulgente
Con que el primer ensayo se perdona.

Esta hoja de un laurel que aún me emociona
Como en aquella noche, dulcemente,
Por más que mi razón comprende y siente
Que es un laurel que el mérito no abona.

Tú la viste nacer, y dulce y buena
Te estremeciste como yo al encanto
Que produjo al rodar sobre la escena;

Guárdala y de la ausencia en el quebranto,
Que te recuerde de mis besos, llena,
Al buen amigo que te quiere tanto.

floresflores (Photo credit: M. Martin Vicente)

A un arroyo

Cuando todo era flores tu camino,
Cuando todo era pájaros tu ambiente,
Cediendo de tu curso a la pendiente
Todo era en ti fugaz y repentino.

Vino el invierno con sus nieblas vino
El hielo que hoy estanca tu corriente,
Y en situación tan triste y diferente
Ni aún un pálido sol te da el destino.

Y así en la vida el incesante vuelo
Mientras que todo es ilusión, avanza
En sólo una hora cuanto mide un cielo;

Y cuando el duelo asoma en lontananza
Entonces como tú cambiada en hielo
No puede reflejar ni la esperanza.

flores
flores (Photo credit: M. Martin Vicente)

flores (Photo credit: M. Martin Vicente)

A una flor

Cuando tu broche apenas se entreabría
Para aspirar la dicha y el contento
¿Te doblas ya y cansada y sin aliento,
Te entregas al dolor y a la agonía?

¿No ves, acaso, que esa sombra impía
Que ennegrece el azul del firmamento
Nube es tan sólo que al soplar el viento,
Te dejará de nuevo ver el día?…

¡Resucita y levántate! Aún no llega
La hora de que en el fondo de tu broche
Des cabida al pesar que te doblega.

Injusto para el sol es tu reproche,
Que esa sombra que pasa y que te ciega,
Es una sombra, pero aún no es la noche.

Quarry of marble of Carrara on the seaQuarry of marble of Carrara on the sea (Photo credit: stebox78)
Related articles

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s